Paté de Azukis (receta macrobiotica, vegano)

By 9:33 , , , , ,

La receta que hoy os presento es genial para el verano, pues la haces en un momento y aguanta varios días en la nevera. Por lo que, en cualquier momento que tengas hambre, abres el frigo te untas un poco de paté en una tostada, y a seguir disfrutando de las vacaciones y del buen tiempo.
Este paté me lo enseñó Mavi Moll de "Natural y Mente", cada semana nos enseña dos nuevas recetas apropiadas para la temporada y nos va enseñando que 'somos lo que comemos'. Así que, nadie mejor que nosotros para cuidarnos.
 




Ingredientes:
  • 1 taza de alubia azuki remojada toda la noche con una tira de alga kombu y 3 tazas de agua.
  • 2 cebollas tiernas cortadas finas
  • 2 tiras de apio cortado fino
  • 3 zanahorias cortadas a cuadraditos
  • 1 chirivia cortada a cuadraditos
  • Cebollinos crudos
  • 2 hojas de laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal marina
  • 1 Cucharada sopera de Mugí miso
  • 2 Cucharadas de tahini (pasta de sésamo)
Elaboración:
  1. Lavar los azukis, colocarlos en la olla a presión con el alga kombu y el laurel.
  2. Cubrirlos toralmente con agua fría, y llevarlos a ebullición sin tapa y retirar todas las pieles que floten en la superficie. Tapar y cocer a presión durante 1 hora. Hay que estar seguros de que están bien cocidas y cremosas, de lo contrario, cocinar más tiempo. La consistencia final debería ser espesa.
  3. Si quedase muy líquido, cocinar con la olla destapada unos minutos.
  4. Si los azukis se quedaran muy secos añadir caldo de verduras.
  5. Saltear las cebollas con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal marina, sin tapa y a fuego medio/bajo durante unos 10 minutos. Añadir las zanahorias, la chirivia, el apio, tapar y saltear unos 5 a 20 minutos más.
  6. Mezclar con los azukis y las verduras salteadas junto con el miso y el tahini al gusto.
  7. Pasar toda la mezcla por un pasapurés o batidora eléctrica.
  8. Añadir los cebollinos crudos cortados finos.
  9. Mezclar bien y servir fresquito.


Propiedades:
Azuki: Los Azukis son unas legumbres rojas con una forma de Riñón con buenas propiedades depurativas y un gran aporte de nutrientes para mejorar nuestra salud.  Facilita los procesos digestivos y favorece el desarrollo de la flora intestinal. Es utilizada en tratamientos de desintoxicación, gracias a su aporte en tiamina o vitamina B1. Protege el corazón y el sistema nervioso. Estimula el funcionamiento del riñón produciendo un buen efecto. Como toda legumbre, el azuki ayuda a regular la tasa de azúcar en sangre, siendo aconsejada en personas diabéticas. Es muy indicada durante el embarazo por su riqueza en minerales y oligoelementos. Relaja y estimula la producción de leche materna.

Miso: El Miso es un alimento fermentado, a base de soja, muy apreciado en Japón para elaborar una sopa muy apreciada por su sabor y propiedades medicinales. La palabra miso significa "fuente del sabor". Mi es "sabor" o "condimento" y So "fuente". Es una especie de pasta a partir de soja fermentada con sal marina y opcionalmente con otros cereales.


Su origen es chino extendiéndose al Japón en el siglo VII. A partir de los años 70 empieza a ser conocido en Occidente sobre todo gracias a la dieta Macrobiótica.

Gracias a sus enzimas y fermentos favorece el equilibrio de la flora intestinal (bacterias prebióticas) siendo por ello aconsejable tanto en caso de diarreas como en estreñimiento. Ideal cuando hay mala digestión (acidez de estómago, gases, eructos, etc.) ya que el miso contiene enzimas vivos.

Para las enfermedades cardiovasculares ya que contiene ácido linoleico y lecitina de soja que disuelven el colesterol en la sangre y evitan el endurecimiento de los vasos sanguíneos.

Gracias a sus Isoflavonas, que favorecen el equilibrio hormonal de la mujer, el miso es muy adecuado en la Menopausia ayudándonos a combatir los síntomas más habituales como sofocaciones y pérdida de calcio (Osteoporosis) De hecho las mujeres asiáticas que consumen soja en sus diferentes presentaciones apenas tienen síntomas durante la Menopausia.

Poder antioxidante ya que favorece la eliminación de radicales libres. Es especialmente beneficioso para las personas sometidas a radiaciones (sus beneficios se notaron en los pacientes que sufrieron las radiaciones nucleares en Hiroshima y Nagasaki) También los fumadores deberían tomarlo.

El Miso es un buen alcalinizante ya que nos aporta muchos minerales y favorece la eliminación de la acidez del organismo causada por alimentos acidificantes como el azúcar blanco, los alimentos refinados y las grasas animales. Si unimos ese poder alcalinizante junto a sus glúcidos y minerales de fácil absorción es lógico que muchas personas sientan un mejor nivel de energía. La piel siempre agradece su efecto antioxidante y depurativo.
El consumo del miso no es adecuado en personas con hipertensión arterial o que necesiten evitar el consumo de sal debido a su elevado contenido de sodio (sobre todo en el Hatcho Miso que es más salado)

Contiene mucha proteína y vitamina B 12. Hay que admitir que esta vitamina es muy frágil en los alimentos fermentados y así Misos de pobre calidad o en malas condiciones de transporte o almacenamiento pueden tener poca cantidad de B12. El Miso no pasteurizado suele tener mayor número de enzimas y fermentos.Es rico en aminoácidos esenciales y minerales como el Magnesio, Calcio y Hierro. También contiene vitaminas del grupo A, B, E y ácido fólico.

A lo largo de la historia han ido apareciendo diferentes tipos de Miso según el clima, las costumbres o la disponibilidad de unos alimentos u otros.

La técnica utilizada consiste en colocar presionados los granos de soja y algún otro cereal (según el tipo de Miso) con sal marina. El tiempo de fermentación también depende del tipo de Miso aunque en general suele ser de aproximadamente dos años. Realmente hay muchos tipos de Miso pero los más conocidos en Occidente son:

Hatcho Miso: está hecho sólo a base de soja siendo por ello el más proteico (20 %)
Es el de sabor más fuerte y sabe más salado. Ideal cuando hace mucho frío o nos sentimos muy debilitados.

Komé Miso: a base de soja y arroz blanco. Tiene un a sabor muy suave, incluso un poco dulzón. Ideal en verano. Antes era de consumo exclusivo de la aristocracia y de los samuráis.

Genmai Miso: a base de soja y arroz integral. El hecho de que sea arroz integral mejora su cantidad de nutrientes pero hace más complejo el proceso de fermentación. De sabor suave y muy agradable.

Mugí miso: miso de soja con cebada. Contiene un 13% de proteínas. Es uno de los que tiene más éxito en Occidente ya que su sabor no es ni demasiado fuerte ni demasiado suave.

El miso suele venderse en envases de plástico o en frascos de cristal. Al ser un condimento salado cuesta mucho de estropearse pero si vivimos en un sitio cálido es mejor ponerlo en la nevera (refrigerador o heladera)
De forma tradicional se toma especialmente como condimento en sopas, patés, legumbres y cereales.
Al ser un fermento no quiere hervir a fin de no perder sus cualidades. Normalmente se añade cuando ya hemos terminado de cocinar un plato y hemos apagado el fuego.
Entonces diluimos una cucharadita pequeña por ración en un poco de esa sopa o caldo y lo volvemos a añadir a la olla. Dejamos que repose uno minutos y ya podemos servir.
Tengamos en cuenta que si ponemos Miso ya no hay que poner sal ya que ya es un condimento salado.
Más información: "En buenas manos"

También podría gustarte...

5 comentarios

  1. Un paté muy interesante, tiene que estar rico!!besitosss

    ResponderEliminar
  2. Estupenda receta, muy centrada y muy sana...yo prescindiré del Tahini, que es demasiado graso para mi gusto pero esta m,e la preparo.

    Muaks

    ResponderEliminar
  3. Tara: Sí, la verdad es que tiene un sabor curioso y suave. Se puede tomar como paté o en plato para acompañar alguna carne suave o pescado, yo lo tomé de las dos maneras. En forma de paté me gustó para los peques de la casa que son más reacios a tomar legumbres.

    Carmen: Si tienes una buena batidora te recomiendo echar sésamo tostado, en ved de tahíni. De esa manera le darás el toque de sésamo sin tanta grasa como el tahini (ahí coincido contigo).

    Ya me direís qué os ha parecido.
    Gracias por pasaros por aquí.
    Besos guapas

    ResponderEliminar
  4. q ricooo!! me encantan las azukis de todas las maneras existentes!! esta la tengo q probar, por supuesto! ;)

    ResponderEliminar
  5. Tengo en mente unas cuantas recetas más de ésta legumbre ;)
    Me alegro de saber que te gusta. Gracias =)

    ResponderEliminar